Publicado el primer censo de la flota pesquera artesanal marítima en Guinea Ecuatorial

La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) acaba de publicar el primer censo de la flota de pesca artesanal marítima en Guinea Ecuatorial, un informe que ofrece datos muy valiosos sobre determinadas características pesqueras, sociales, demográficas y económicas del país.

Entre los principales objetivos de esta evaluación, está el de posibilitar un aprovechamiento máximo y sostenible de la actividad pesquera en el país para un abastecimiento con productos locales de calidad-

Esta recopilación de datos sobre las características y número de embarcaciones y pescadores en Guinea Ecuatorial , (en la que colaboraron el equipo de técnicos de Malabo, Bata y San Antonio de Palea del Ministerio de Pesca y Recursos Hídricos de Guinea Ecuatorial), servirá también como información útil a las administraciones pesqueras en su tarea de gestión y toma de decisiones en este ámbito.

Los datos de este análisis, disponible en la página web de la FAO,(www.fao.org), fueron recopilados entre los meses de julio de 2015 y febrero de 2016 en todas las localidades costeras de los distritos marítimos de Guinea Ecuatorial que tienen puntos de desembarque.

Entre sus datos destaca una estimación en el número global de pescadores en Guinea Ecuatorial de, como mínimo, 2023 pescadores que trabajan en un total de 100 puntos de desembarque analizados.  Entre las provincias con más actividad pesquera, destaca Litoral, siendo Kogo el que mayor puntos de desembarque tiene del país con 36. También Kogo es el distrito con más embarcaciones censadas (334), seguido de San Antonio de Palea (207), Mbini (167), Bata (115), Malabo (81), Luna (77), Baney (50) y Riaba (17).

Otro dato a destacar es que se corrobora el modo artesanal de las prácticas pesqueras con el 83 por cien de las embarcaciones censadas  de cayuco de tronco, y el 66 por cien con una eslora inferior a siete metros. El informe establece también como meses de mayor actividad los que transcurren de noviembre hasta marzo, siendo julio y agosto los que menos actividad pesquera acumulan.

Un trabajo que servirá como punto de partida y referencia para mantener y mejorar la calidad de esta actividad tradicional tan extendida en el país, la de las condiciones de los pescadores, materiales, comparar con otros países y racionalizar los recursos biológicos tan importantes con los que cuenta el país para hacerlos sostenibles y obtener un impacto positivo en el desempeño del sector pesquero.