El pasado mes de febrero el Estado de Guinea Ecuatorial, tercer mayor productor de crudo de África, expuso su propuesta para convertirse en el 14º miembro de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (en siglas, “OPEP”), y en el 6º procedente del continente africano después de Argelia, Angola, Gabón, Libia y Nigeria. Si bien no supuso la primera toma de contacto del país con la OPEP, puesto que ya se adhirió al acuerdo adoptado en noviembre de 2016 para reducir temporalmente la producción de petróleo.

La OPEP tiene como objetivo principal coordinar las políticas en el sector petrolífero de sus Estados miembros garantizando la estabilidad en el mercado del crudo. Tal y como se recoge en su texto fundacional, sus propósitos son: poseer un sistema que garantice la estabilidad de los precios; la regulación de la producción; la provisión de un suministro regular a los países consumidores de esta materia prima y el alcance de unos beneficios acorde a las inversiones realizadas en el sector petrolífero. Desde el año 1962, la OPEP es una organización reconocida por las Naciones Unidas que en la actualidad controla aproximadamente el 43% de la producción mundial de petróleo y el 81% de las reservas de petróleo.

Formar parte de la Organización de Países Exportadores de Petróleo otorga múltiples ventajas a los Estados partes, entre las que cabría destacar las siguientes: i) la adopción de políticas comunes en el sector de los hidrocarburos, ii)  un liderazgo geopolítico con base en el crudo y iii) y la más relevante, unos ingresos mayores para los Estados adheridos dado que mantienen un importante control sobre los precios del petróleo.

La Organización distingue entre los miembros fundadores (Irán, Irak, Kuwait, Arabia Saudí y Venezuela) y el resto de miembros de la OPEP. Puede ser miembro de esta Organización cualquier país que sea un exportador neto de petróleo en cantidades substanciales, que comparta los ideales de la OPEP y cuente con la aceptación de tres cuartas partes de sus miembros, incluyendo a los 5 miembros fundadores.

De este modo, la República de Guinea Ecuatorial cumpliría con todos los requisitos para ser miembro de la OPEP, lo que le otorgaría una posición estratégica en el sector petrolífero a nivel mundial.