Las perspectivas para la economía subsahariana suponen un incremento del 0’8 respecto al 2015 según las previsiones del Banco Mundial.

Las previsiones del Banco Mundial en su recién presentado informe “Perspectivas económicas mundiales 2016” para la economía africana en la zona al sur del Sáhara, apuntan a un ritmo de crecimiento global para la zona del 4’2%, un aumento del 0’8 en comparación con el 3’4% registrado en 2015.

El informe también afirma que este crecimiento aumentará a medida que el precio de los productos básicos se estabilice, y que la actividad económica variará de un lugar a otro de África al sur del Sáhara, siendo menor el consumo en los países exportadores de petróleo (por el incremento de los costes de combustible), mientras que este mismo hecho permitirá a los países importadores impulsar de manera enérgica su gasto en consumo.

Por lo que respecta a los países que conforman la CEMAC (Comunidad Económica y Monetaria del África Central), el informe ofrece datos específicos de 4 de los 6 países que la conforman:

En Camerún, la previsión de crecimiento es del 6’5%, aumentando un 0’2% respecto al 6’3 del año anterior. El Chad aumenta en 0’8 %, pasando del 4’1% al 4’9%. Gabón incrementa en un punto sus perspectivas de crecimiento económico del 4’1% al 5’1%. Especialmente optimistas son las previsiones en el caso de Guinea Ecuatorial, que después de tres años en recesión económica, vuelve a una previsión positiva del 2’3% respecto al 9’3% negativo referenciado en el 2015.

Según los datos que aporta el Banco Mundial, la economía africana en esta zona crecerá un 1’3% por encima de las previsiones de crecimiento mundial, estimadas en un repunte moderado al 2’9%.