Los empleados del hogar, tal y como los denomina la ley cuando se refiere a los trabajadores del servicio doméstico, forman parte de la vida diaria de muchas familias y son, sin lugar a dudas, uno de los pilares que sustentan sus ajetreadas vidas. Ahora bien, pese a la gran importancia que puedan tener y al aumento de sus derechos en las últimas reformas legislativas, la situación de los empleados del hogar sigue sujeta a un régimen especial que no siempre se concreta en los resultados que cabría esperar.

  1. Régimen laboral

Se considera relación laboral especial del servicio del hogar familiar la que conviene el titular del mismo, como empleador, y el empleado que, dependientemente y por cuenta de aquel, presta servicios retribuidos en el ámbito del hogar familiar.

Las actividades incluidas en esta relación laboral especial son las tareas domésticas, el cuidado o atención de los miembros de la familia, y otros trabajos tales como guardería, jardinería, conducción de vehículos, etc., siempre que formen parte del conjunto de tareas domésticas.

Por otro lado, quedan excluidas de este tipo de relación laboral las actividades concertadas por personas jurídicas, de carácter civil o mercantil; y las relaciones establecidas a través de empresas de trabajo temporal.

También quedan fuera de este tipo especial de relación laboral las relaciones laborales de cuidadores profesionales contratados por instituciones públicas o por entidades privadas, las de cuidadores no profesionales en atención a personas en situación de dependencia en su domicilio, las relaciones concertadas entre familiares así como los trabajos realizados a título de amistad, benevolencia o buena vecindad.

  1. Sistema de cotización a la Seguridad Social

La obligación de cotizar corresponde siempre, por regla general, al empleador y, en caso de que el trabajador preste servicios en varios hogares, dicha obligación corresponderá a cada uno de los distintos empleadores.

No obstante, desde el 1 de abril de 2013, este supuesto se exceptúa cuando los trabajadores presten sus servicios durante menos de 60 horas mensuales al empleador. En este caso, los trabajadores deberán formular directamente su afiliación, altas, bajas y variaciones de datos cuando así lo acuerden con sus empleadores.

Asimismo, el trabajador deberá formalizar la cobertura de contingencias profesionales con la entidad gestora o colaboradora de la Seguridad Social, salvo que el empleador ya tuviese aseguradas dichas contingencias respecto de otros trabajadores, en cuyo caso la cobertura corresponderá a la entidad gestora o colaboradora vigente ya elegida por el empleador.

En todo caso, las solicitudes de alta, baja y variaciones de datos presentadas por los empleados de hogar deberán ir firmadas por sus empleadores.

  1. Especialidades salariales

Uno de los puntos más controvertidos de esta relación especial es ¿Cuánto cobra un empleado del hogar? El importe de la retribución de los empleados del hogar puede ser pactado libremente por las partes, respetando siempre el límite mínimo que debe garantizarse, que es el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en cómputo anual en proporción a la jornada trabajo realizada.

Por tanto, un empleado del hogar en jornada completa tiene que percibir, como mínimo, la cuantía fijada por el SMI. A su vez, un trabajador a jornada parcial tiene que percibir, como mínimo, la parte proporcional de la cuantía fijada para el SMI que corresponda a la jornada que realiza.

Asimismo, los empleados del hogar, como el resto de trabajadores por cuenta ajena, tienen derecho a dos pagas extraordinarias que se pueden recibir en junio y diciembre o se puede pactar que se prorrateen mensualmente. La cuantía de dichas pagas también se puede acordar entre las partes, aunque siempre respetándose la cuantía mínima fijada por el SMI en cómputo anual.

Si el empleado del hogar trabaja únicamente por horas, esto es cuando el número total de días de prestación de servicios al año para el mismo empleador no exceda de 120 al año, el salario se tendrá fijado según el SMI para trabajadores eventuales, temporeros y del hogar, que será de 5,13 euros por hora efectivamente trabajada. En dicho importe está incluida la parte proporcional de gratificaciones extraordinarias y vacaciones.

  1. Acción protectora

Los trabajadores incluidos en el sistema especial para empleados del hogar tendrán derecho a las prestaciones de la Seguridad Social en los términos y condiciones establecidos en el Régimen General de la Seguridad Social, con una serie de peculiaridades:

  • El subsidio por incapacidad temporal, en caso de enfermedad común o accidente no laboral, se abonará a partir del noveno día de la baja, estando a cargo del empleador el abono de la prestación desde el día cuarto al octavo, ambos inclusive.
  • En caso de incapacidad temporal derivada de accidente de trabajo o enfermedad profesional, el subsidio será el 75% de la base reguladora y se cobrará desde el día siguiente a la baja.
  • El pago del subsidio por incapacidad temporal se efectuará directamente por la Entidad a la que corresponda su gestión, no procediendo el pago delegado del mismo (es decir, no se efectúa a través del empleador).
  • No se tiene derecho a la prestación por desempleo porque no cotizan por ello. Como excepción, en caso de que el trabajador tenga acumuladas cotizaciones por desempleo en el régimen general por otros trabajaos anteriores distintos al de empleado del hogar, sí que podrá solicitar el subsidio correspondiente, siempre y cuando la baja como empleado del hogar no haya sido una baja voluntaria.